En los hospitales nos toca esperar: mientras operan a mi madre para extraer cáncer, recorro con mi cámara
los interminables pasillos. Una puerta a una habitación deshabitada descubre otra puerta y es fácil perderse.
Todos los ambientes están vacíos, salvo uno.

© 2014 Damian Buonamico - todos los derechos reservados